Encuesta de satisfacción con su educación a jóvenes universitarios

26.10.2017

En ocasiones, cuando se pregunta a los estudiantes sobre la educación recibida, muchos de ellos no están conformes. Para comprobar este grado de satisfacción de forma precisa, se ha realizado una encuesta a 100 jóvenes estudiantes en España (51 mujeres y 49 hombres). Los resultados han sido los siguientes:

El intervalo de edad mayoritario comprende entre 21 y 23 años, un 53% de los encuestados. Seguido de este grupo de edad mayoritario encontramos que el resto de edades encuentran porcentajes muy parejos, predominando ligeramente el grupo de edad de mayores de 25 años (17%).   

  • Que el grupo mayoritario comprenda edades entre 21 y 23 años, probablemente se deba a que la mayor parte de la muestra encuestada, se vincule directamente al contexto más próximo de la encuesta, es decir, el cuarto curso de carrera en la Facultad de Ciencias de la Información.

  • Esto podría tener lecturas complementarias como: la poca complicidad que existe entre diferentes cursos de una misma facultad; el poco tiempo disponible para realizar la encuesta; la ocupación de instalaciones diferenciadas en dos edificios para los alumnos de cuarto de carrera, etc. 

Observamos en el gráfico que más de la mitad de los encuestados (58%) no trabaja en el momento en el que se realiza la encuesta. Sin embargo, el resto trabaja de forma más o menos equitativa a media (22%) y jornada completa (20%).

  • Resulta sorprendente la cantidad de gente que compagina laboralmente una jornada completa (20%) y el curso de estudios en la universidad presencial de forma paralela. Una de las conclusiones es que la ejecución laboral a jornada completa son empleos de fin de semana. 

La mayoría de encuestados realizaron la Educación Primaria en colegio público (66%); mientras que los provenientes de colegio concertado se sitúan en un segundo lugar con un 28% de los encuestados; finalmente, una minoría del 6% conforma el grupo que cursó educación primaria en colegio privado.

  • Actualmente en España, según datos del Statista, el 68% del alumnado procede de la escuela pública (el 66% en la encuesta realizada por nosotros); el 28% procede de colegios concertados (28% en nuestra encuesta); y el 3% de colegio privado (el 6% en nuestra encuesta). Estos datos y la semejanza con la muestra encuestada en nuestro trabajo son casi idénticos, por lo que añade rigurosidad a la labor que hemos realizado en la encuesta.

Igualmente, tanto en Educación Secundaria como en Bachillerato, la mayoría de los encuestados estudiaron en institutos públicos (62% y 71%, respectivamente).

En cuanto a la especialización elegida en el Bachillerato, la mayoría se decantó por Ciencias Sociales y Jurídicas con un 31%, seguido de Artes y Humanidades con un 20% y Ciencias de la salud con un 13%. 

Como resultado final, observamos que el grado de satisfacción de los estudiantes sobre la educación recibida previa a la Universidad es positiva. El 80% de los encuestados está satisfecho, mientras que tan solo el 20% no está conforme.

Sin embargo, cuando hemos preguntado por la enseñanza universitaria, los resultados se ajustan. Un poco más de la mitad de los encuestados están conformes (59%), mientras que el 41% no lo están.

Dado que hay un porcentaje elevado de estudiantes que no están conformes con la enseñanza universitaria recibida, hay muchos cambios que realizarían para mejorarla. La mayoría coincide en que debe haber más parte práctica y una mejor preparación del alumnado para afrontar posteriormente su futuro laboral. También mejorarían el profesorado y la organización del sistema académico.

En consecuencia, solo el 36% de los estudiantes aplica los conocimientos recibidos en su trabajo, mientras que el 43% solo en ocasiones. El 21% restante considera que recibe conocimientos teóricos que no puede aplicar en sus trabajos o en el mundo exterior de cara a su profesión.

En conclusión, los estudiantes en España, y podemos generalizar porque el alcance de nuestra encuesta engloba al menos un estudiante de cada comunidad autónoma, están más conformes con la educación recibida con anterioridad que la recibida en la Universidad. Sin embargo, y contra todo pronóstico, los resultados en ambas partes han salido positivos, a pesar de los amplios cambios que realizarían los estudiantes en el sistema educativo.